Inicio Educación La mercantilización de la educación en la Universidad de la República

La mercantilización de la educación en la Universidad de la República

0

Fuente: http://fpe.uy/contra-la-mercantilizacion-de-la-educacion/

La calidad académica se presenta como uno de los tantos aspectos a analizar sobre la educación en nuestro país, y por eso es que creemos de mucha importancia reflexionar acerca de su situación. 

Partimos de la base de que la educación nos permite comprender la sociedad en que vivimos y desenvolvernos al menos mínimamente en ella. Sin embargo, también consideramos que en el sistema económico y social actual, la educación representa una potencial herramienta de mejora de las condiciones de vida de los individuos que acceden a la misma. Decimos esto porque actualmente las posibilidades de conseguir un trabajo que nos garantice poder sustentar nuestras necesidades materiales a largo plazo, están en su gran mayoría ligadas al nivel educativo alcanzado y muchas veces al nivel terciario o universitario.

Es por estas cuestiones entre otras, que creemos que una educación de calidad que permita a los seres humanos desarrollarse intelectualmente y adquirir herramientas para una vida con una mayor solvencia económica, debería ser un derecho garantizado para todos independientemente del nivel socioeconómico, por tanto, entendemos necesario fortalecer la educación pública de nuestro país en todos sus aspectos, ya que es donde potencialmente se podrían cumplir estas premisas. 

También es cierto que las instituciones educativas en tanto forman parte de la organización de un Estado que responde a las clases dominantes, reproducen aquellas ideas que son necesarias para que la sociedad siga dejando ganancias a los más ricos a costa de la explotación de los trabajadores. Este objetivo se ha llevado adelante de distintas formas a lo largo del tiempo, pero en particular desde los años 60, para paliar la crisis del capitalismo luego de la Segunda Guerra Mundial, se avanzó en poner al servicio del mercado y el lucro sectores que antes se entendían como públicos, como por ejemplo la educación. Es por esto que planteamos que estamos asistiendo en Uruguay a un ataque a la calidad académica de nuestra educación, en particular en la Universidad de la República, que viene de la mano de una serie de políticas que buscan mercantilizar la educación y dirigirla aún más hacia los intereses de las clases dominantes. 

Son variadas las formas en que ha avanzado el proceso de mercantilización de la educación en la UdelaR, en particular vamos a referirnos a algunas de las políticas que lo han hecho de forma más camuflada si se quiere, y que tienen que ver con políticas de enseñanza impulsadas por la llamada “Segunda Reforma Universitaria” a partir del rectorado de Rodrigo Arocena que tuvo inicio en 2006.

Estas políticas que se presentaron como reformas pedagógicas, o innovaciones en la enseñanza, hacían críticas a los planes de estudio, a los cuales tildaban de rígidos, críticas a los docentes a quienes calificaban de desactualizados y obsoletos por sus métodos de enseñanza, entre otras, y pregonaban una serie de conceptos a aplicar, mediante los cuales la enseñanza iba a mejorar todos sus problemas.

Entre estos conceptos se encontraba la flexibilidad para armar el plan de estudios de una carrera como quiera el estudiante, establecer parámetros temporales arbitrarios de duración de las carreras de grado, por ejemplo cuatro años las licenciaturas, dos años las tecnicaturas, etc. También se hablaba de que los estudiantes tenían que aprender a aprender dejando de lado las disciplinas en sí mismas y se estableció el crédito como una medida de la cantidad de horas y conocimiento. 

Si bien las ideas propuestas en los documentos originales de estas reformas pueden sonar inocentes y con buenas intenciones, en los hechos significaron una rebaja en los contenidos de los planes de estudio y un cambio del énfasis de quienes se encargan de gestionar la enseñanza, donde lo más importante pasaba a ser que la duración de las carreras se adaptara a la reglamentación establecida, sin importar si con eso se dejaban de enseñar contenidos importantes. También fue perjudicial en tanto se obligó a hacer énfasis en otros elementos accesorios como los créditos, en donde por ejemplo se exigen mínimos a alcanzar en determinadas áreas o tipos de materias, sin ver realmente en qué aportan a nuestra formación.

La academia ha construido a lo largo del tiempo las bases necesarias para la formación en cada rama del conocimiento, de forma de nutrirse con los distintos avances a lo largo de la historia, creemos que hay ciertos conocimientos que son esenciales para una formación sólida en una determinada carrera. Si bien es necesario revisar los planes de estudio, pues hay conocimiento que debe ser actualizado, eso no implica que todo lo anterior no sirva, hay asignaturas que no da lo mismo si están o no, y una carrera no puede basarse en elecciones individuales de cada estudiante sobre qué cursar. 

Estos cambios significaron una adaptación de los planes de estudio a las necesidades del mercado capitalista haciéndolos más “flexibles” de contenidos y formatos, muchas veces alterando la lógica de construcción del conocimiento. El capitalista o empleador precisa que los empleados acepten sin protesta los salarios bajos, precisa que se adapten a un mercado cambiante donde van a ir cambiando de trabajo y donde van a tener multitareas posiblemente. Es por esto que desde la academia se enseña a aceptar la flexibilidad, se  promueve la capacidad de adaptación y las distintas “competencias y destrezas” como formas de ir aceptando sin cuestionar la realidad laboral que le sirve al capitalismo. Ni que hablar que a las clases dominantes les sirve que se deje de lado toda formación que brinde a los estudiantes capacidad crítica, y formación cultural y general.

Al investigar de dónde surgen estas políticas educativas planteadas en el Rectorado de Arocena, se puede encontrar que estas políticas que de un día para otro se presentan como innovadoras, no eran nuevas ni autóctonas, fueron primero aplicadas en gran parte de Europa, de común acuerdo entre gobiernos de varios países como España y organismos internacionales, que responden netamente a los intereses de los grandes capitalistas mundiales. 

En Europa esta reforma tuvo sus particularidades, entre ellas, los empresarios comenzaron a tener peso en los organismos de dirección de las universidades, participando en las decisiones sobre qué se enseñaba, lo cuál hacía que fuera mucho más visible la mercantilización, también con el tema de las modificaciones de precios de los cursos de posgrados. Esto llevó a enfrentamientos directos, con manifestaciones del movimiento estudiantil en contra de dicha reforma. 

Entonces, en definitiva, en el mundo se comenzaron a recortar contenidos de los planes de estudio de grado, pasándolos a cursos de posgrado, los cuales se volvían muy importantes para tener una mínima formación para insertarse en el mercado laboral, por la pérdida de valor del título de grado. Demás está decir que son muchísimos menos los estudiantes que acceden a un posgrado por múltiples causas, en otros países porque tienen un mayor costo y en Uruguay porque la mayoría tienen cobro a diferencia del grado. Este pasaje de contenidos que resultaban de acceso ‘gratuito’ a cursos de posgrado con costo representa un proceso de mercantilización bastante explícito. Y no se trata de un planteo subjetivo o relativizable, al disminuirse la duración de las carreras en un año o incluso más, necesariamente hay contenidos y formación en el grado a la que se está renunciando. Algunos ejemplos de carreras que redujeron su duración en el marco de esta tendencia son Arquitectura, Contador Público, Economista, Derecho. Luego de algunos años de haber llevado adelante estas modificaciones, se puede constatar como son cada vez más los estudiantes que requieren formación de posgrado para defenderse en el mercado laboral.   

Otro ejemplo del alcance de la mercantilización en la educación en nuestro país, es la Universidad Tecnológica (UTEC) que se crea para vincular la enseñanza técnica a las necesidades de las multinacionales que se instalan  en nuestro país. Esto implica desde la creación de carreras muy específicas para formar técnicos -mano de obra barata- para trabajar en estas empresas, hasta la inclusión de las cámaras empresariales en su cogobierno según lo establece su ley de creación.

A la luz de todo lo que analizamos, podemos concluir que estos procesos que se dieron bajo el relato de mejorar y actualizar nuestra educación, lejos estuvieron de esto e incluso por el contrario, atacaron la calidad académica de nuestras carreras. No se busca una formación para favorecer el desarrollo de las capacidades de cada país en cuanto a recursos naturales, industria, servicios para lograr satisfacer las necesidades de todos por igual. Se busca formar profesionales que sirvan al país para cumplir el rol que el mercado mundial le tiene asignado, en nuestro caso, el de ser un simple exportador de materia prima, que por tanto, no precisa profesionales con gran formación técnica. 

Como corriente estudiantil que lucha por transformar la realidad que nos rodea, y como parte de ella, nuestra educación, entendemos que para pensar otra forma de vida donde todos los seres humanos tengan sus necesidades básicas satisfechas, la sociedad debe poder organizarse en torno a cumplir ese objetivo y no en torno al lucro o negocio de unos pocos, a costa de la explotación del resto. Esta nueva organización requiere ser sostenible en el tiempo, requiere que cada uno aporte desde su lugar en el proceso y en eso quienes egresan de la educación superior juegan un rol fundamental, porque no se puede desarrollar las capacidades productivas de nuestro país, no se puede organizar un sistema de salud que atienda las necesidades de todos, una educación que comprenda y atienda a los distintos individuos a quienes va dirigida y apunte a su desarrollo pleno, entre otras áreas de la vida, si no se tiene al servicio de este proyecto a los mejores profesionales que se puedan formar. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí