La huelga general de 1973

0

El texto que ofrecemos a juicio del lector es una reedición de algunos capítulos del libro “Breve historia del movimiento obrero hasta 1985 y otros trabajos más” de Gustavo López, en el que se reseñan acontecimientos históricos que entendemos contribuyen a comprender el presente de las organizaciones de la clase obrera.

Consideramos pertinente ahondar en los debates pendientes acerca de la huelga general contra el golpe de Estado por considerar a la misma como el momento de mayor tensión en la historia de la lucha de clases en Uruguay. Si bien aún queda sin saldar un balance exhaustivo de esta acción heroica de los trabajadores y cuál fue el rol de sus direcciones, la coyuntura actual hace necesario poner una voz disonante que cuestione el discurso oficial sobre la historia de la lucha obrera, y en particular sobre la huelga general.

Décadas después de estos acontecimientos, entendemos que se hace necesario analizar los hechos, tristemente revisados por la mística oficial, que a través del tiempo ha convertido los años de efervescencia de la lucha obrera en meras manifestaciones democráticas, sin perspectivas y sin programa.

En el marco del aniversario del golpe de Estado, y la respuesta que tuvo la clase obrera con la Huelga General, las conducciones oficialistas han planteado algunas actividades bajo la consigna “27 de junio Por la democracia”, este intento de presentar la lucha de los trabajadores como una lucha por valores universales y formalmente aceptado por todas las clases sociales no es algo nuevo. Esto busca quitar todos los contenidos clasistas de las luchas obreras, que implican la defensa de los intereses propios y la perspectivas superadoras de la sociedad.

En tiempos en donde la central sindical “lucha”en “defensa de los puestos de trabajos”, “Por la Democracia” y su consigna económica con mayor trascendencia es una renta básica universal, vale tener presente ese periodo en donde obligatoriamente estaban arriba de la mesa reivindicaciones como la Reforma Agraria, la expropiación sin indemnización de los principales medios de producción, estatización de la banca, entre otras.

Ante la crisis ideológica que hoy vive la izquierda uruguaya, el estudiar independientemente todo este proceso nos invita a recordar las ricas tradiciones del Movimiento Popular, sus crisis y sus evoluciones; son una señal de alerta para quienes pretendemos hoy transformar la realidad y enarbolar las banderas de la revolución.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí