Inicio Política Eugenio Gómez

Eugenio Gómez

1

A 100 años de la fundación del comunismo en el Uruguay

Eugenio Gómez (Minas, 1892 – Montevideo, 1973) fue un importante dirigente comunista que es borrado sistemáticamente de la historiografía oficial, empresa a la que se han puesto al servicio varios historiadores. En el marco de los 100 años de la fundación de la sección uruguaya del Comintern, el Partido Comunista, quienes hoy ostentan esa denominación, han eliminado ese nombre incómodo de todas sus actividades y eventos. Pero ¿por qué tanto empeño en esto?

La realidad es que poco se sabe de la historia del comunismo en el Uruguay, y eso a pesar que en nuestro país ha sido un movimiento determinante en moldear el movimiento obrero y social, pero como de un plumazo, pareciera que la historia de este empieza con la fundación de la CNT y del Frente Amplio y lo que pasó antes eran cosas que más vale olvidar. Eugenio Gómez, secretario general del Partido Comunista hasta 1955 que es separado de manera irregular por una fracción encabezada por Arismendi, es esa figura que incomoda a los comunistas de palabra y oportunistas en los hechos.

Eugenio Gómez encabezó la fracción internacionalista que enfrentó a Frugoni en el Partido Socialista, en su momento desde el periódico Bandera Roja, en ateneos, en reuniones obreras, y que promueve la resolución del séptimo congreso de 1920 de adherir a la III Internacional Comunista y pasar a llamarse Partido Comunista.

Es uno de los más importantes fundadores del comunismo en Uruguay y también del movimiento sindical que conocemos. El 2 de febrero de 1918 bajo la dirección de Gómez, en una reunión de obreros marítimos y portuarios se funda la Federación Obrera Marítima (FOM), era la primera vez que “la actividad proletaria socialista y el movimiento sindical se enlazaban firmemente en el país” (Historia del PC hasta 1951).

Este era el embrión del sindicalismo por rama, de la democracia obrera, que se opondrán a las ideas de sindicatos por oficio, de “minorías activas” y otras concepciones pequeñoburguesas propias del anarquismo que se expresaban en la FORU. Esta orientación se ve coronada con la fundación de la Unión General de Trabajadores que nacía el 30 de marzo de 1942 como “fruto de la lucha por la unidad y organización de la clase obrera, lucha en la cual se habían destacado en primera fila los militantes comunistas; resumía y continuaba las tradiciones de la vieja Federación Obrera Marítima; nacía directamente de la labor del Comité de Organización y Unidad”. (Ídem)

Eugenio Gómez también tuvo una destacada actividad internacional, integró el secretariado sudamericano del Comintern, integró también el pleno del comité ejecutivo de este mismo organismo, participó en la preparación de varios congresos sindicales latinoamericanos y tuvo una importante actividad colaborando con otros partidos de la región.

Integró en varios períodos el parlamento, desde donde escribió en mayo de 1941 el “Hambre en el Uruguay” en el que reproducía los resultados de la Comisión Investigadores de los salarios, no solo relevando la difícil realidad de los trabajadores sino también combinando la lucha parlamentaria con la lucha sindical conquistando así los Consejos de Salarios.

El período de Eugenio Gómez al frente del Partido Comunista fue el más importante intento de desarrollar el marxismo-leninismo en el Uruguay, un período además de importante crecimiento del movimiento obrero y de victorias del mismo.

En 1955 la fracción de Arismendi le da un golpe estilo putch, separándolo del Partido cuando vuelve de un viaje, por fuera de todo procedimiento orgánico partidario. El grupito de Arismendi se consolida en el Poder, y en consonancia con la realidad internacional marcada por el XX Congreso del PCUS da un giro hacia el revisionismo abierto que va a marcar el período subsiguiente.

Son elocuentes para entender la historia, los planteos sobre Gómez presentes en el informe de Arismendi sobre el XX Congreso del PCUS al Comité Nacional ampliado de 1956:

“¡Solamente un renegado como Eugenio Gómez puede afirmar, enfangándose aún más en la campaña antisoviética y anticomunista, que el movimiento comunista internacional rectifica sus posiciones de principio!

(…)

¿Significa este planteamiento que se pretende negar el valor de la obra de Stalin, como miente la prensa vanal, que sus retratos son sacados, que sus libros dejan de leerse o que el Mausoleo de Lenin y Stalin como miente el renegado de Gómez ha sido clausurado?

(…)

Es sabido que también el renegado Gómez que tanto hizo por destruir nuestro Partido, ha procurado sacar tajada de las mentiras de la campaña antisoviéica del imperialismo. ¡Y se pronuncia contra el PCUS de la URSS y se proclama Stalinista!”

Los hechos posteriores hablan por sí solos.

El giro posterior el Partido Comunista hacia una política abiertamente revisionista que terminó apoyando incluso a la Perestroika y a la Glasnost, no quita para nada el gran mérito de la decisión, que un grupo de revolucionarios con Gómez a la cabeza tomaron hace 100 años, en el que entendieron que el camino para hacer la revolución pasaba por crear el partido de la clase obrera, guiado por la ideología del marxismo-leninismo. En este proceso, un obrero portuario tuvo el atrevimiento de enfrentarse a un gran intelectual como Emilio Frugoni, diputado y rector de la Universidad de la República, hecho no menor, porque el marxismo revolucionario no nace de la academia, nace contra la academia.

La coyuntura actual nos plantea tareas similares, hoy existe un gran vacío político, hace falta una fuerza revolucionaria que vuelva a levantar la ideología del marxismo-leninismo, que lo desarrolle en la realidad y lo funda con la clase obrera, una empresa que con Eugenio Gómez se emprendió hace 100 años y que hoy retomamos.

1 COMENTARIO

  1. Excelente compañero, para quienes solo visualizan a los comunistas de la segunda mitad del siglo pasado hacia hoy… Por esas cosas, no conocer la verdadera historia, es que se cometen errores y repiten además…
    Gracias..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí